Cristo y Krishna: la aspiración y la gracia

Cristo y Krishna constituyen figuras arquetípicas en las concepciones espirituales de Occidente y de Oriente (la India); sus enseñanzas han modelado el pensamiento espiritual de ambos.

Ambas figuras enfatizan el papel del amor, y las dos son consideradas manifestaciones del amor divino. La enseñanza de Jesús habla del amor como el valor más elevado, y Krishna es considerado como una encarnación divina que personifica el amor y el encanto de la Divinidad. Al Dios Padre de Jesús se llega a través del amor, y Krishna sólo puede ser atado por el lazo del amor del devoto.

- Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la ley?
- Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente - le respondió Jesús,
(Mateo 22.36-37).

Entrégame tu mente y tu corazón, dedícame todas tus ofrendas y adórame; si haces esto, te prometo que vendrás a Mí y te harás uno conmigo, pues en verdad te amo, (Bhagavad Gita XVIII.65).

En la vida de Cristo vemos la entrega del devoto a Dios; a través de sus enseñanzas y de su ejemplo vemos los esfuerzos de esta entrega. La muerte de Jesús en la cruz representa este sacrificio del propio ego en la rendición al Divino.

En la vida de Krishna vemos, principalmente, la entrega de la Divinidad al devoto. En el Bhagavad Gita y en el Srimad Bhagavatam, Dios, encarnado en Krishna, habla en primera persona. Es difícil encontrar una declaración tan directa de Dios mismo en las obras religiosas de la humanidad. Krishna, hablando desde el punto de vista del Absoluto, el “Dios Padre” de Jesús, explica su forma de actuación respecto al universo, los seres vivos y los devotos.

A través de sus palabras descubrimos que la motivación de los actos de Dios, cuando interviene en su Creación, es ayudar a su devoto. En el planteamiento hindú Dios no premia ni castiga, de eso se encarga la ley del karma, por la que uno recibe lo que da, bueno o malo.

Krishna declara que no tiene nada que ganar en todo el universo, pero sigue actuando sin esperar fruto, y que está con aquellos que están con él, sin perder de vista a ninguno de sus devotos. Por amor a ellos la Divinidad es capaz incluso de inflingir las leyes del karma, absorbiendo en sí misma todas las consecuencias. La gracia de la Divinidad, cuando hay amor por medio, es imprevisible e impredecible, más allá de toda lógica humana.

Debido a estos dos enfoques diferentes podemos ver que en Occidente la religiosidad enfatiza el esfuerzo del individuo por superarse y perfeccionarse, mientras que en Oriente se enfatiza la gracia de Dios y la apertura hacia ella.

¿Cuál de las dos posturas resultaría más adecuada? Obviamente, las dos: nuestro esfuerzo personal adecuado puede llevarnos hacia la gracia Divina, a volvernos receptivos a ella e incluso a trabajar con ella.
La estrella de seis puntas, formada por la conjunción de un triángulo que apunta hacia arriba y otro que apunta hacia abajo, es un símbolo muy presente en la tradición de los Siddhas de la India. Representa la unión con la divinidad, la unión de los contrarios, Shiva y Shakti (consciencia y energía, principio masculino y principio femenino) o la unión del devoto con la Divinidad. El triángulo que apunta hacia arriba representa también los esfuerzos del devoto por ganar la gracia divina, la aspiración por la divinidad. El triángulo que apunta hacia abajo representa el descenso de la gracia divina sobre el devoto.


La llamada del buen pastor

Existen más paralelismos en las vidas de Cristo y Krishna. En su niñez Krishna fue un pastor de vacas; “Gopala”, uno de los muchos nombres de Krishna, significa “protector de las vacas”. Jesús habla de sí mismo como “el buen pastor”:

Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas, (Juan 10.11).

A Krishna se le representa tocando una flauta. Ante su sonido todas las criaturas, animales, hombres y mujeres, cesaban sus cometidos, y se quedaban extasiados por momentos, olvidándose hasta de sí mismos: “Ellos miran a Krishna, ellos escuchan a Krishna, y no piensan en nada más que en Krishna” (Srimad Bhagavatam).

Krishna representa también el aspecto seductor y arrebatador de Dios, un aspecto que en Occidente no se conoce, salvo en los poemas de amor divino de místicos como San Juan de la Cruz o los santos sufíes. El sonido de la flauta de Krishna representa la llamada de la Divinidad, que nos saca de nuestra fascinación por el mundo y nos llena de nostalgia por lo Divino, para que volvamos a nuestro hogar. Igual que Krishna se escondía en el bosque de las pastoras devotas de él, Dios se oculta en su propia creación para dar a sus devotos la alegría sin fin del reencuentro con el Amado.

También se dice que igual que el sonido de la flauta guiaba a las vacas a su establo, la llamada interna de la aspiración debe reconducir nuestros pensamientos hacia nuestra meta.

Maestros como Jesús y Krishna conocen a su rebaño, se dirigían a aquellos destinados a ser sus discípulos. Hay una relación entre un aspirante espiritual y su maestro, más allá del tiempo y de las vidas, que el aspirante puede reconocer en el fondo de su corazón, más allá de la razón, como el sonido de la flauta del buen pastor. El maestro aparece (o quizás, se “hace visible”) en la medida en que el discípulo está preparado para oír esta llamada interna. Esto es lo que significa “ser puro de corazón”: cuando uno está capacitado para oír y seguir la voz del propio corazón, porque se ha librado de condicionamientos mentales externos, de razonamientos e intereses meramente egóticos:

Bienaventurados los puros de corazón, porque ellos verán a Dios, (Mateo 5.8).

Los que pueden oír la voz de su corazón podrán reconocer a la Divinidad cuando pase por su lado, no importa que se disfrace de Jesús, de Krishna, de Rama, o de mendigo. Quizá ése es el juego divino, esconderse en las formas más insospechadas. Todos podemos reconocer a Jesús ahora, pero cuando se presentó ante sus apóstoles era un vecino más de un pueblo cercano, Nazaret, del que “nada bueno podía salir”.

Natanael le dijo: ¿De Nazaret puede salir algo bueno?, (Juan 1.46).

¿Podrían los adoradores de Jesús, descubrirlo ahora si se presentase ante ellos con otro aspecto? ¿Dejarían todo lo que conocen hasta ahora para seguir a este desconocido? Un capítulo gracioso del Srimad Bhagatavam narra cómo las gopis, las pastoras mujeres de los sacerdotes, los brahmines, les dejaron realizando sus ritos religiosos para escapar en secreto al encuentro de Krishna, al encuentro de la Divinidad. Los mismos fariseos y pontífices del templo, presuntos adoradores cercanos a Dios (y al orden establecido por ellos mismos), fueron los que provocaron la muerte de Jesús.

Las gopis, los que tienen un corazón puro, pueden percibir la llamada divina, e incluso atar al elusivo Krishna con el lazo de su aspiración. Ésa es la diferencia entre seguir un patrón religioso establecido y seguir el propio corazón. Pero Dios no acepta rituales ni dogmas ni teologías, sólo acepta corazones. Bien se reía Jesús de los pontífices, los presuntos acaparadores de la santidad, socialmente reconocidos (y detentadores también de influencia y poder):

Os aseguro que los recaudadores de impuestos y las prostitutas irán antes que vosotros al Reino de Dios, (Mateo21.31).

Se dice que Dios es como un comprador de oro, que adquiere imágenes fundidas de diferentes representaciones de la Divinidad. No le importa de qué sea la imagen que compra, lo único que mira es si el oro es puro o si es de baja calidad. Igualmente, el Divino entrega su gracia al devoto, no por la mejor o peor imagen o concepto que tenga de Él, sino por la calidad del oro de su aspiración y de su devoción.